viernes, 21 de noviembre de 2008

Que escribir...

Crear un blog, y no escribir nada en el, realmente no tiene sentido.

Es así pues (independientemente al hecho de que como arte de magia, cuando escribía este post, se desapareció y estoy nuevamente escribiéndolo –se pierde el encanto- aquí sigo y como me lo prometí, me dispongo a terminarlo) que desde hace mas de un mes, que comenzó esta idea (“Proyecto”), desde mi primer post, me he ido refugiando en uno que otro post de sabías que???.

Sinceramente la falta de publicaciones, no es por falta de creatividad, pues por mi cabeza tal cual torbellino no han dejado de pasar ideas, temas, tópicos, sobre los que se puedan escribir y que pudieran resultar bastante interesantes.

Últimamente me he preguntado si todas las personas que tienen un blog, o escriben para uno, en sus inicios les ha sido tan difícil buscar inspiración, y si es cuestión de tiempo para ir soltándose, agarrando confianza para luego ser una máquina de producción de temas.

Desde mi último post, donde dejaba claro que estaba falto de creatividad y que por lo tanto me estaba dedicando a leer, para “destrabarme”, he pasado por un viaje realmente variado, multicolor, realmente polifacético; es increíble las cosas con las que me he encontrado, mucho wikipedia, muchos blogs de personas que conozco y que desconozco, muchos de estos me gustan, muchos otros no (pero leerlos todos –buenos y malos- es tremenda experiencia).

He leído el blog de un argentino que vive en España, el de la joven que fue hasta ahora supuestamente asesinada por su psiquiatra –donde le rinde culto a la anorexia y la bulimia-, he leído el blog de una amiga que normalmente quiere ser otra persona, el de un pana que escribe sobre el guayabo, el de una jeva que escribe sobre las conversaciones que tiene con su cabeza cuando está saliendo con un jevo, hasta blogs de gente que escribe sobre su día a día (tal cual diario), como dije ya blogs buenos y blogs malos, pero como siempre dijo mi abuela “entre gustos y colores no han escrito los autores”, así que ustedes mismos catalogarán según su criterio los blogs que consigan en el camino.

Todo este viaje por el mundo de los blogs, me ha llevado nuevamente a encontrarme con la lectura de libros (sinceramente leer un libro, tenerlo en las manos, pasar las páginas, sentirlo, no tiene precio) actualmente me estoy leyendo uno que se llama To Kill a Mockingbird de Harper Lee (Matar a un Ruiseñor) altamente recomendable, voy por la mitad y quiero dejar de trabajar, para irme a mi casa a seguir leyendo, si tienen la oportunidad de leerlo no lo duden ni un momento.

Desde creado este blog, he pensado en escribir desde las fascinantes e inverosímiles historias del día a día de trabajo, cuando tu trabajo te pone frente a la muy aplicada Administración Pública y la atención de sus funcionarios; pasando por lo fascinante de conocer a otras personas y el observar el desenvolvimiento en “sociedad” de los humanos que me rodean; hasta la locura del día de ayer, cuando el cielo decidió romperse en dos y derramarse todito, todo sobre Caracas, ver como llovió por 8 horas seguidas, y ver como toda una ciudad se reducía rápidamente a un hormiguero y donde las personas tal cual hormigas corrían de un lado a otro evitando las grandes gotas, las infernales colas, los derrumbes y árboles caídos, me causo bastante interés ver como la mayoría buscaba refugio, y que en la mayoría de estos casos esos refugios eran tascas o restaurantes chinos, refugios que irremediablemente fungieron por unas horas como nuestro hogar.

Particularmente en mi caso un restaurante chino, me brindo el calor hogareño y junto a un par de panas nos sentamos a dialogar sobre una gama amplia de temas –bastante interesantes la verdad- entre todos estos temas, tocamos uno que resulto ser bastante importante y es que mientras nosotros tomábamos unas “Soleras Light” y esperábamos que pasara el aguacero, la gente que tiene la desgracia de vivir en los cerros que rodean el Valle de Caracas, siente como esas gotas que no pararon por 8 horas seguidas pueden llevarse en un segundo todo lo que tienen y todo lo que quieren, que difícil vivir con este conflicto de sentimientos y realidades, unos trasnochándose tranquilamente sin mojarse, con sus soleritas y otros arriba trasnochándose –no por diversión- mojándose, sin sus soleritas, esperando a que el “rancho” no se les venga encima. A veces me gustaría poder hacer algo más.

Pero si, al final de la noche al llegar a casa y buscar un equivalente a un milk plus, conseguirlo y sentarme en la acera de la calle para reflexionar sobre el día de ayer, pude decirme que siempre hay algo de que escribir y que no es tan difícil encontrarlo, que siempre hay algo que leer –bueno o malo- que te deje algo, y mas que todo siempre, siempre se puede hacer algo más, lo importante es no quedarse en la comodidad del restaurante chino, esperando que de la nada ese hacer algo más, llegue a nuestra mesa y se siente a tomarse la solerita con nosotros. Yo creo que este domingo podemos comenzar con ese algo mas, con ese podemos hacer algo.

Finalmente, me estoy dando cuenta que cuando comencé con las primeras líneas de este post no pensaba que se alargarían tanto, pero estupendo, creo que poco a poco me voy soltando y poco será mas fácil, hablar de esa película tan buena que vi la semana pasada o de la pésima película que vi, así como de una buena canción para escuchar, un buen libro que leer, un buen blog. En fin los dejo con este reinicio y espero que sirva para JEM y que sus Cartas a Francia lleguen, sean leídas y respondidas.

Saludos.

GBA

3 comentarios:

Jordy Enrique Moncada dijo...

Muy bien

Jordy Enrique Moncada dijo...

Como dice un blog por ahí "Solo hay que tener algo que decir,y decirlo

Esencialmente dijo...

Mi experiencia bloggeando me dice que no pienses mucho sobre que escribir...solo sientate y deja correr tus dedos en el teclado, siempr aparece algo que quieras compartir, asi sean ideas para rebotar con tu lector, asi sean ideas para rebotar contigo mismo...escribe para ti, escribe como desahogo de las cosas buenas, las normales y las malas, escribe para compartir experiencias, conocimientos y hasta ignorancia sobre cosas, hechos o personas...todos tenemos algo que decir y como dice Jordy simplemente dilo. Un abrazo, IS